cambiar-una-llanta

Cuándo cambiar una llanta

Comprar neumáticos nuevos suele ser bastante caro y tendemos a posponer el plazo lo máximo posible pero ojo porque los neumáticos de un coche no son simples accesorios… nuestra seguridad en la carretera depende en gran medida de ellos.

Deben soportar el peso del coche, responder a las exigencias de los frenos, asegurar una muy buena adherencia a la carretera en todas las condiciones meteorológicas, etc.

Además del desgaste normal, existen varios casos que requieren un cambio de llanta rápido para evitar encontrarte en aprietos.

Desgaste normal menor que el indicador de desgaste

Hay en cada llanta, indicadores de desgaste que te permiten verificar la altura de caucho que queda en tu llanta y así saber si aún puede recorrer miles de kilómetros o si necesita ser cambiado.

El indicador consta de pequeños bloques de goma de 1,6 mm de altura en las ranuras de la banda de rodadura. Si la superficie de su llanta es mayor que el indicador, no hay problema, pero si no hay diferencia de nivel entre el indicador y las huellas, debes cambiar tu llanta lo antes posible.

Considera que si conduces con neumáticos gastados (con un nivel de goma más bajo que la luz de advertencia, es decir, 1,6 mm), puedes ser multado.

Desgaste anormal localizado

Varias razones pueden explicar el desgaste anormal localizado: inflado insuficiente o excesivo, problema de geometría, defecto de suspensión… Si este es el caso de tu coche, tendrás que encontrar la causa de este desgaste y proceder con el reemplazo del neumático.

No basta con el reemplazo del neumático sino que necesitas ir a desguaces x5 para encontrar piezas de suspensión.

Deformación similar a una hernia

Las hernias son protuberancias ubicadas en la pared lateral del neumático y son el resultado de una deformación de la estructura metálica del neumático.

A menudo aparecen después de un impacto (acera, bache, por ejemplo) y no se pueden reparar. Si notas un golpe anormal en una de sus llantas, te recomiendo que vayas a un centro automotriz lo antes posible para que la revisen y la cambien porque la llanta corre el riesgo de explotar en cualquier momento.

Envejecimiento

Incluso si no conduces mucho, la goma de los neumáticos se endurece con el tiempo y aparecen pequeñas grietas. Cuando notas esto en tu neumático, significa que es hora de cambiarlo. ¿Sabías que un mal almacenamiento de los neumáticos puede acelerar el proceso de envejecimiento?

Pinchazo irreparable

Los pinchazos en la pared lateral del neumático no se pueden reparar. Y si tuvo un pinchazo en la banda de rodamiento, para hacer frente a la emergencia, la mayoría de los talleres reemplazará el neumático porque es muy difícil restaurarlo

Ahora todo lo que tienes que hacer es controlar el estado de tus neumáticos para detectar señales de advertencia.

fallos-del-radiador

Radiadores de coches: funciones y fallas comunes

Los radiadores del automóvil y las bombas de agua son parte del sistema de enfriamiento del coche. Por tanto, su principal finalidad es evitar que el motor del vehículo se sobrecaliente.

De esta forma, se puede garantizar el correcto funcionamiento a cualquier nivel. Y el coche obtiene así el mejor rendimiento.

Es oportuno saber que el motor genera mucho calor, y para controlar el calor sin dañar el motor, es necesario mantenerlo fresco y el radiador realiza esta función.

Es muy importante comprobar la temperatura (marcada en la pantalla) para poder detectar a tiempo la avería correspondiente al radiador y evitar mayores daños.

Funcionamiento y operación del radiador

En cuanto al funcionamiento del radiador, el proceso de ejecución es el siguiente:

  • El refrigerante caliente es recibido por los tubos del motor. Esto se hace a través de un tanque de agua ubicado en la parte inferior.
  • Luego, a medida que el ventilador empuja el aire de las aletas del tubo, el refrigerante continúa enfriándose.
  • En el momento en que el refrigerante se enfría, el refrigerante continúa regresando a su posición a través del tanque inferior del radiador.

Para que este proceso tenga éxito y para que el motor logre un rendimiento óptimo, se debe llenar el circuito de refrigeración.

Para ello, lo más recomendado es hacer líquido, mezclar agua y refrigerante. Por tanto, se debes considerar que el punto de ebullición del agua es menor que el del refrigerante. Si sientes que el nivel del agua es bajo, puedes agregar más agua.

Fallos más comunes

En cuanto a las averías más habituales, que se producen en el radiador del vehículo, estas señales indican la necesidad de un correcto mantenimiento o sustitución. Estas fallas son:

El bloqueo del núcleo

  • La temperatura del motor aumenta.
  • Fugas de refrigerante.
  • La parte exterior de un radiador de motor sucio produce:
  • Genera más calor que el motor normal.
  • Consumo excesivo de refrigerante.

La despresurización

  • Tanto el radiador como el motor tienen fugas.
  • Un humo parecido a un vapor apareció debajo del capó del automóvil.
  • El olor del anticongelante es muy especial.
  • Al conducir rápido, el anticongelante alcanza su punto de ebullición.

Consejos y sugerencias

La reparación o sustitución del radiador son actividades que deben llevarse a cabo por expertos como los de https://www.aurgi.com. Sin embargo, a continuación te dejamos algunas recomendaciones.

  • Reemplaza el radiador cuando el motor esté frío.
  • No uses demasiada fuerza.
  • Deténte cada dos horas para viajes de larga distancia para enfriar el motor.
  • Apaga el automóvil cuando haya mucho tráfico y espere para avanzar.