El consumo excesivo de bebidas energéticas es perjudicial para la salud

Actualmente el uso de bebidas energéticaspara mantenerse despierto y activo está siendo una práctica cada vez más común. Éstas se utilizan para mantenerse vigoroso en diversas ocasiones, como competencias deportivas, largas jornadas de estudio, demandantes trabajos e incluso en fiestas.

Las bebidas energéticas, bebidas estimulantes o energy drinks son definidas por el Codex de Nutrición y Alimentos para Usos Dietarios Especiales (23 a sesión, Berlín 2001) como “una bebida utilizada para proveer alto nivel de energía proveniente de los hidratos de carbono al cuerpo.”

Estos verdaderos animadores del nivel físico y mental poseen algunas características similares a la de las bebidas gaseosas comunes, por ejemplo contienen agua carbonatada y carbohidratos. Sin embargo, además de estos ingredientes, llevan adicionadas cafeínavitaminas – en algunos casos – además de taurinainositol,mineralesextracto de guaraná y otros.

Consecuencias para la salud

“Por su composición y las características estimulantes de sus componentes a nivel del sistema nervioso central y el sistema cardiovascular, cantidades excesivas de estas bebidas podrían generar una desregulación de estos”, explica Mauricio Ríos, nutricionista y coordinador del área metabolismo y composición corporal de la Universidad del Desarrollo.

La cafeína, uno de los componentes esenciales de estas bebidas energizantes, estimula el cerebro, incrementa la creatividad y la sensación de euforia. No obstante, el profesional advierte que “su uso excesivo puede estimular la diuresis (orina), lo que puede generar una mayor pérdida de agua.”

En este aspecto, la nutricionista de la Pontifica Universidad Católica, Andrea Valenzuela, recalca que esimportante diferenciar estas bebidas de las hidratantes “pues no contienen los electrolitos y sodio necesarios para ese fin. Se trata de una combinación de sustancias que teóricamente reponen la energía gastada, pero no son sustitutas de agua.”

Además, su consumo constante hará que se requiera de mayores dosis para sentir el efecto estimulador, lo que puede influenciar alteraciones de la irrigación sanguínea, favoreciendo el desarrollo de hipertensión arterial.

Beber regularmente bebidas energéticas altera los procesos de sueño, muchas veces provocando insomnio, inquietud y excitación. De igual manera, en cantidades elevadas puede conllevar a síntomas como distorsiones en la percepción, temblores, alteración del ritmo cardíaco y la respiración.

Adicionalmente, es importante saber que este tipo de bebidas no son para todo el mundo y mucho menos de la misma forma. De hecho, no se recomienda el consumo de estos energizantes en personas que sufren de obesidad, debido a sus altos niveles de carbohidratos, que en pacientes que presentan factores de riesgo puede conducir a altos niveles de glicemia en la sangre o diabetes.

Por ello presta atención y se precavido a la hora de decidir si requirieres beber energéticos. Acude a un nutricionista, él te podrá guiar e informar respecto a las dosis recomendadas y su frecuencia de consumo de acuerdo a tus requerimientos, y características particulares.

“En el caso de deportistas de alto rendimiento, es importante conocer el tipo de deporte, sus exigencias y las reglas de competición, para evitar sanciones por el consumo de estos productos en exceso al momento de la competencia”, finaliza el nutricionista Mauricio Ríos.

Así que ya lo sabes, consumir sin control este tipo de bebidas puede acarrear consecuencias negativas y peligrosas para nuestra salud. Si deseas obtener energía y fuerza, tómate tu tiempo y visita a un especialista: sólo un profesional podrá indicarte qué es lo que mejor se acomoda a tu organismo y estilo de vida.

Deja un comentario