Cortador de jamón – Porque la vida está hecha de pequeños y sabrosos instantes

cortador de jamónAunque es cierto que la gente va a fiestas y reuniones solo para pasar un buen rato conversando y divirtiéndose, es innegable que los eventos con mayor asistencia son aquellos que ofrecen bebidas y comidas durante el transcurso de la velada. Y aquellos anfitriones que hayan contratado a un cortador de jamón profesional, podrán estar seguros de ser recordados positivamente por un largo periodo.

Por naturaleza, la dieta del ser humano es omnívora, significando esto que podemos, y debemos consumir una amplia variedad de alimentos para estar sanos: proteínas (carnes), carbohidratos (cereales y harinas), lípidos (grasas), fibras, vitaminas y minerales. Todos cumplen funciones vitales en el organismo y la ausencia prolongada de cualquiera de ellos podría causar enfermedades y hasta la muerte.

Informados de esto, notemos que cada persona tiene un plato favorito, y organizaciones enteras se han formado alrededor del deleite de paladear una comida en particular. Un ejemplo muy conocido es el jamón.

Este es un producto cárnico obtenido de la adecuada y precisa preparación de las patas traseras del cerdo. Usualmente con la técnica del curado, que consiste en conservar y sazonar con el uso de sales, azúcares, nitritos y en ocasiones, humo. El procedimiento favorece que se rompan con lentitud las cadenas proteínicas, sin permitir la aparición de bacterias nocivas que pudran la carne.

Cuanto mayor cuidado, dedicación y tiempo se le aplique a este proceso, más suave, tierno y lleno de sabor queda el producto final. Los cortadores de jamón expertos conocen todas las formas necesarias de identificar, cortar y servir tan preciado platillo para potenciar sus propiedades, e incluso cuales vinos realzan aún mejor el momento.

Una habilidad importante en la vida, es poder ser feliz por razones simples. Tener un lugar cómodo donde dormir, amigos con quien compartir, actividades entretenidas para realizar, pertenencias y paisajes hermosos a la vista. Y, por supuesto, no podemos olvidar, ocasionalmente, un menú preparado al gusto.

Un excelente anfitrión que quiere que su fiesta sea un éxito, entenderá de estas cosas, y procurará dentro de lo posible, crear una experiencia inolvidable, sabiendo sumar los grandes y los pequeños detalles.

Deja un comentario