Fibrocemento, ¿dónde se encuentra y cómo deshacerse de él?

También conocido como amianto o asbesto, el fibrocemento es un compuesto de minerales que se utiliza para elaboración de material de construcción u otros usos industriales, la razón es muy simple tiene propiedades especiales que lo convierten en una materia prima muy versátil, es resistente, flexible, no biodegradable, de baja conductividad térmica y resistente a ataques químicos, sin embargo, el contacto directo con el material puede ser peligroso para la salud.

No se trata de un gas, ni de una sustancia radioactiva, de hecho es un compuesto sólido y para que realmente cause enfermedades como asbestosis, mesotelioma o cáncer, las partículas deben romperse, para lo cual debe existir una alteración o manipulación del asbesto o material que lo contenga.

Fibrocemento¿Cómo se dividen los materiales que contienen amianto?

Los materiales que contienen fibrocemento se denominan MCA y la razón de contener el mineral es deliberada y debe expresarlo en el empaque para que sea de conocimiento para los usuarios, son muy numerosos en el mercado, los usos más comunes:

1.- En material de aislamiento acústico, térmico y eléctrico.

2.- Elementos de fricción en frenos y embragues de coches y maquinarias.

3.- Componentes de refuerzo que mejoran resistencia y tracción, las chapas onduladas, canaleras, bajantes y depósitos, son tal vez los ejemplos que podemos reconocer, que forman parte de nuestra cotidianidad.

Otra clasificación viene dada por la friabilidad, el factor más relevante a la hora de prevenir riesgos en estos materiales, se trata de la capacidad que posee cada uno para liberar o desprender las fibras de amianto. Los friables son mucho más peligrosos, ya que con una simple acción de la mano se rompe, mientras que los no friables tienen que ser sometidos a choques, vibraciones o trabajos con herramientas especiales.

¿Cómo desechar el Fibrocemento?

Algunas jardineras, placas de uralita o tuberías tienen asbesto en su composición, son totalmente seguras mientras se encuentren en buen estado, de lo contrario, sus partículas pueden ocasionar riesgos. La mejor forma de desecharlo es llamando a una empresa profesional que tenga autorización como vertedero para que no contamine otras zonas.

Hay que tener en cuenta que muchos edificios de los años 70 tienen recubrimiento con fibrocemento y muchas obras necesitan hacer trabajos de retirada de amianto para garantizar el buen estado y la habitabilidad del mismo.