Motores eléctricos y ¿cómo revisarlos?

motores electricos

No es fácil identificar las posibles fallas de motores eléctricos, sobre todo, si se trata de equipos industriales de gran tamaño y mayor cuidado a la hora de manipularlos y hacer el correspondiente mantenimiento, sin embargo, siempre está el especialista que tiene años de experiencia y conocimientos y habilidades suficientes para reparar algo que a simple vista parece bastante complejo.

Ahora bien, si estás encargado de supervisar equipos y quieres mejorar tu calidad profesional y servicio que prestas en cualquiera de las ramas que utilicen un motor eléctrico en sus instalaciones, debes saber que existen cuatro métodos para revisarlos.

Diversas formas de revisar el motor eléctrico

1.- Inspección por la parte de afuera: es el principio básico a la hora de determinar si algo está dañado, no siempre son los elementos internos los que te dan señales claras de averías, pueden haber roturas, pintura ennegrecida que significa calor o suciedad o fluidos extraños que sobresalen del armazón. Por supuesto, hay que revisar la etiqueta del fabricante o buscar un manual para tener una idea más clara de qué hacer posteriormente.

2.- Revisión de los rodamientos: son la parte que permite que el rotor del motor gire correctamente, se encuentran a los lados en alojamientos de campana o capullo. Para verificar que no sea el causante de una falla basta con hacer una prueba sencilla de sus funciones, girando manualmente el rotor y verificando el trabajo sobre el rodamiento el cual debe ser perfecto, sin movimientos extraños, ruidos o vibraciones.

3.- Evaluación de bobinas: lo primero es garantizar que no hay cortocircuitos en el sistema, lo cual además de dañar otras partes, genera calor e incluso puede llegar a ser peligroso. Se recomienda el uso de una unidad de resistencia eléctrica, por ejemplo, un ohmímetro, para probar que esté bajo los niveles adecuados, de igual forma hay que corroborar que no estén quemadas o abiertas.

4.- Otros problemas potenciales: ya pasado el grueso de la inspección como son los rodamientos y bobinas, queda echarle un vistazo al condensador si lo posee, los interruptores centrífugos y el ventilador.

¿Busca piezas usadas para su coche?

Si busca piezas usadas para reparar su coche, lo más recomendable es visitar una página web oficial que se encargue de encontrar lo que necesita en los mejores lugares. En los últimos años, una gran cantidad de personas ha utilizado estas plataformas para resolver este tipo de problemas que causan tantos quebraderos de cabezas.

A pesar de que muchos visitan estos sitios porque saben que van a ahorrar buena parte de dinero, las razones para realizar una inversión en un recambio son múltiples. En primer lugar, hay grandes probabilidades de que se consigan artículos para esos autos antiguos que ya no están en el mercado.

Esta misma situación ocurre con los autos que no son comunes o que provienen de otros países y que, por consecuencia, no es tan sencillo adquirir un complemento. Seguramente, va a hallar esa parte importante a un precio asequible o un sustituto que cumpla la misma función de manera eficiente.

Otro caso bastante frecuente es la compra de piezas usadas por parte de los fabricantes, con el objetivo de reciclarlas y ahorrar energía en su elaboración. Este tipo de medidas favorece en gran medida al ambiente, puesto que se reducen tanto las emisiones que producen las industrias, como los materiales de fabricación que van a desecharse en un futuro.

No importa cuál sea la razón que le impulse a hacer esta adquisición, debido a que cuando se habla de desguaces solo se pueden mencionar ventajas. Especialmente, con la presencia de estos negocios en internet hay posibilidades de conseguir ese objeto que tanto requiere, sin tener que viajara otros destinos.

Además de esto, los internautas que disfruten de estos servicios pueden estar tranquilos, pues las compras están protegidas y el dinero también. En este sentido, no se preocupe más y aproveche la oportunidad de devolverle la vida a ese automóvil que le acompaña a donde le lleven sus sueños.

Motores segundamano vs Coches usados

motoresde-segunda-manoCuando nuestro coche llega a un punto en donde le es imposible seguir funcionando, significa que el motor ha agotado su vida útil y es momento de buscar una solución, ya no se puede retroceder en el tiempo y pensar en hacer las correctas revisiones y el mantenimiento adecuado. Las opciones que tienes para seguir teniendo un vehículo son adquirir motores segundamano, buscar un buen coche usado o ir directamente a un concesionario y sacar un cero kilómetros de la agencia.

A todos nos gustaría tener la posibilidad de comprar un coche totalmente nuevo, nada como ese olor a caucho y plástico que despide un vehículo recién salido de la agencia, pero tenemos que ser realistas, no todos tenemos la capacidad financiera para darnos ese lujo, pero si tomamos las decisiones acertadas podemos obtener un excelente coche al final del día.

Los motores de segunda mano

Olvídate de falsos mitos que colocan estos productos al final de la lista como opciones para recuperar tu coche, de hecho, son una excelente alternativa ya que gastas muchos menos euros y puedes obtener un excelente resultado:

1.- Un motor de segunda mano es debidamente probado para garantizar su funcionamiento una vez que sea incorporado.

2.- Puedes adquirir un motor más nuevo que el año de tu vehículo y así renovar la vida útil de tu coche y optimizar su potencial.

Coches usados, ¿cómo revisarlos?

1.- Lo primero es evaluar todo el chasis y las zonas visuales en general para ver el estado del vehículo, en este primer paso eres quien considerará que tan deteriorado puede estar.

2.- Revisa debajo del coche si hay gotas de algún fluido del motor, identifica o pregunta si tiene algún bote de aceite u otro líquido, es normal que bote algunas gotas pero no en demasía.

3.- Abre y revisa el motor parado y en funcionamiento, observa que tan limpio está, el olor que desprende y los ruidos que presenta al momento de arrancar.

4.- Por último, da un par de vueltas en el coche para evaluar su manejabilidad y estabilidad al conducir.

Cómo ahorrar en taller cuidando tu coche

Si aprendemos a cuidar nuestro coche de manera continuada alargaremos la vida de este y nos ahorraremos visitas en el taller. Hay un montón de sencillos cuidados que podemos hacer nosotros mismos y que no requieren de grandes conocimientos. ¿Quieres conocer algunos cuidados básicos para ahorrar presupuesto en el taller? Te ofrecemos unos cuantos.

Cuidados básicos en tu coche para ahorrar en taller

1.Aprende a conducir de forma suave. A la larga tu coche lo notará. Evita los acelerones, frenazos y zigzagueos. Conduce a una velocidad uniforme.

2.Comprueba la presión de los neumáticos. Lo puedes hacer tu mismo con un manómetro.

3.No cargues el coche más de lo recomendado por el fabricante. Los neumáticos y otros componentes del coche sufren mucho al tener que hacer un sobreesfuerzo.

4.Comprueba el nivel de líquidos del coche. Una tarea importante para que tu coche funcione perfectamente y muy fácil de hacer.

5.Cuando vayas a arrancar el coche antes de empezar a conducir espera un par de minutos. Los líquidos llegarán a todas las piezas del motor y conservarán éste en mejor estado.

6.No demores el cambio de alguna pieza que ya no funcione bien. Hay muchos desguaces coche que hoy día dan calidad y precio. No acudas a un desguace sin referencias.

7.Aparca tu coche en un buen sitio. No lo hagas debajo de un árbol, las hojas, el polen, etc. pueden estropear la carrocería del coche. En invierno hazlo bajo una fuente de calor como una farola y en verano no lo hagas bajo el sol.

8.Enciende el aire acondicionado y/o calefacción de vez en cuando. El no encenderlo también lo estropea.

9.Cambia los filtros del aire. Unos filtros de aire sucios unidos a un aceite sucio, desgastan el motor rápidamente.

10.Lleva siempre un kit de emergencia para tu coche. Un neumático, un gato hidráulico, guantes, linterna, alicates…

Los mejores consejos para lavar el coche

¿Tienes dudas sobre cómo lavar tu coche correctamente sin dañarlo? A continuación te ofrecemos lo mejores consejos para lavar tu coche sin miedo.

Los mejores consejos para lavar el coche

1.¿Cómo debe ser el detergente?

No uses detergentes o jabones que ni sean específicos para el coche por muy suaves que creas que son.

2.¿Qué esponja uso?

Lo mejor sin duda es utilizar los paños de lana de cordero natural o guantes de microfibra.

3.¿Cómo seco mi coche?

Utiliza toallas de microfibras. Son absorbentes no rayan.

4.¿Qué herramientas necesito para limpiar cada parte del coche?

Para las ruedas cepillos redondos, para los las partes de más difícil acceso, un cepillo de dientes.

5.¿Y qué hago si he estropeado alguna pieza y no tiene arreglo?

Pregunta primero en el taller y consulta si es bueno que acudas a un desguace para adquirir una pieza de segunda mano. Imagina por ejemplo que has estropeado la batería o algún faro. Por un precio más que aasequible podrías encontrar uno de repuesto en muy buenas condiciones. No tienes más que poner en tu buscador desguace barcelona, Madrid, Santander etc. para encontrar la mejor pieza al mejor precio.

¿Y cuál es el mejor lavado a mano, a presión o tunel de lavado?

Sin duda el lavado a mano, pero también es el más caro. Además debes tener en cuenta que tú no lo puedes hacer ya que actualmente está penado con multas.

En cuanto al tunel de lavado te aconsejamos que no abuses de él, ya que puede al final puede terminar por rayar el coche. En lo que respecta al lavado a presión ten en cuenta que el agua no debe superar los 60º y mantén una distancia con el agua y las piezas más blandas del coche. Ten cuidado tambiñen con no dirigir el chorro hacia las cerraduras y juntas.

10 trucos para ahorrar combustible.

1. Al arrancar, no pises el acelerador

No es necesario pisar el acelerador al arrancar. Aunque lleves un tiempo sin mover el coche, desde que los automóviles montan motores de inyección, la tecnología permite arrancar el automóvil con simplemente activar el contacto. En determinados vehículos, por cuestiones de seguridad y del funcionamiento de la tecnología en cuestión, lo que sí procede -según el caso- es pisar el embrague o el freno (esto ocurre en la mayoría de los coches dotados con botón de arranque y apagado).

 

2. Utiliza sólo la primera al arrancar

 

3. Cambios de marcha en bajas revoluciones

Entre 2.000 y 2.500 rpm en los coches con motor de gasolina; y entre 1.500 y 2.000 rpm en los Diesel. Si tu coche no tiene cuentarrevoluciones, puedes tomar como referencia la velocidad. La tercera a partir de 30 km/h, la cuarta a partir de los 40 km/h, la quinta a partir de los 50 km/h y la sexta —si la tiene— a partir de los 60 km/h.

 

4. Velocidad uniforme

Evita acelerones y frenazos en la medida de lo posible. Utiliza la marcha más larga a bajas revoluciones del motor y con el pedal del acelerador pisando en torno a 3/4 partes de su recorrido (no es recomendable circular con el acelerador ‘a tabla’, es decir, hasta el fondo).

 

5. Anticípate al tráfico

Observa todo lo que sucede por delante y evalúa la situación para actuar de manera eficiente. Adáptate a las circunstancias para evitar acelerones y frenazos innecesarios. Cuando tengas que reducir la velocidad o detenerlo por completo, hazlo de manera progresiva.

 

6. Cambios de marcha en subidas

Retrasa lo máximo posible las reducciones de marcha cuando estés atravesando un tramo de subida, incrementando la presión sobre el acelerador pero sin llegar a pisarlo a fondo.

 

7. En bajadas, la marcha más larga

Adelanta el cambio de marchas a revoluciones algo menores a las recomendadas anteriormente y circula en la marcha más larga posible, utilizando el rodaje por inercia.

 

8. Cómo tomar las curvas

Cuando te aproximes a una curva, no frenes bruscamente. Reduce la velocidad levantando el pie del acelerador y deja rodar el coche con la inercia de la marcha engranada. Sólo si lo necesitas, frena de forma suave y con anticipación, reduciendo de marcha únicamente cuando sea necesario. Dentro de la curva mantén una aceleración uniforme acorde al trazado y nunca frenes en mitad de la misma y con las ruedas giradas (frenar si procede y la reducción de velocidad, siempre con bastantes metros de antelación, de aquí la importancia a la anticipación visual en la circulación).

 

9. En paradas prolongadas…

… es recomendable apagar el motor. El consumo de combustible con un motor al ralentí es de 0,5-0,7 litros por hora. Cuando estimes que vas a parar durante más de un minuto —por ejemplo, en un paso a nivel o estás en un gran atasco—, lo mejor es apagar el motor.

 

10. Presión de los neumáticos y carga

Circular con la presión de los neumáticos recomendada por el fabricante, no sólo te ayudará a evitar pinchazos y reventones, sino que también contribuirás a reducir el gasto de combustible. Un coche con baja presión de neumáticos consume más que otro que las lleva en niveles óptimos. Por otro lado, circular tanto con exceso de carga como con una mala colocación de la misma, también afectará al gasto de combustible (y también, al reparto no equitativo de pesos en el interior del coche, contribuyendo a la menor estabilidad de marcha del vehículo). Si llevas sobrecargado tu coche, también debes tener en cuenta que el espacio de frenada -en el caso de que necesites frenar bruscamente- también se alarga.